Zürich +41 78 810 27 09 / Geneva +41 78 876 77 01 imagine@imagineacademy.eu

Me desperté y me di cuenta de que había comenzado un nuevo año. Era temprano, el año tenía tan solo unas pocas horas. Me senté donde suelo hacerlo a esas horas. Después de tantos años haciéndolo, me siento tan a gusto con el chal que cubre mis hombros que provoca casi por sí mismo un sentido de tranquilidad y paz. Decidí cerrar mis ojos y mi respiración se sentía tranquila, era completa y me daba todo lo que necesitaba. De pronto no pude evitarlo y fui rápido a coger un lápiz y un papel, las palabras venían dando tumbos desde su lugar de descanso. Mi corazón se abrió amplio, era como si mi visión me permitiera ver el mundo entero y yo era capaz de desearte lo mejor.

Más allá de las ideas de lo que es correcto o incorrecto

Hay un terreno. Te encontraré allí.

Cuando el alma descansa en esa hierba

El mundo está demasiado ocupado para hablar de ello.

Rumi

 

Cerré mis ojos y le envié amor al mundo.

Cerré mis ojos y pude ver a cada uno de vosotros.

Sentí mi respiración y supe que había algo entre nosotros

Que hacía que nuestro lazo fuese aún más extraordinario.

Escuché el latido de mi corazón y supe que iba a estar bien,

Y que el tuyo también.

Fue la búsqueda de paz lo que nos unió,

Y será en esa paz interior la que nos conducirá hacia nuestros mañanas.

Dirigí mis ojos hacia arriba y mis pensamientos decidieron seguir.

Estaba sorprendido e impresionado – ¡mis miedos me habían abandonado!

Pude ver la luz tocar el día.

Y los vientos de paz viajaban hacia donde no podía imaginar.

Amé el estado en el que estaba.

 

Aún así mis pensamientos vacilaban y nuevamente…

Perdí el sentido de adónde iba.

Tuve que respirar más profundo y esperar a regresar a ese lugar

Donde podía ver con claridad y sentir tu presencia.

Mis ojos se nublaban con el amor que sentía,

Era sobre lo realmente vulnerables que somos,

Tan susceptibles a nuestras debilidades humanas.

Aún así existía este increíble anhelo que caminaba a su lado.

Sentí su inocencia porque no pidió sentirse de esa manera.

Era sólo otro momento que necesitaba ser sentido,

Un toque que hizo que mi corazón quisiera tumbarse

En ese campo de hierba.

 

Ella pregunta, “¿Estaba allí, lo sentí?

Porque ella es sensible y necesita sentir ese toque.

Dice en voz alta, “Soy débil y soy fuerte.

Soy sensible a mi propio anhelo.

Y no debo permitir que se me escape.

Voy a llenar mi ser con ello y permitir que supere mi indecisión

Porque anhelo la felicidad,

Y anhelo sentir amor.”

 

Y tú sabrás que esa cama de hierba es suave,

Y es un cómodo lugar para descansar.

Aunque haya momentos en los que pierdas el rumbo

Vacilando de aquí para allá;

Pero un día podrías encontrarte en un lugar

Donde tu corazón pueda descansar en paz,

Y el mundo estará demasiado lleno para hablar sobre él.

En ese momento, el amor saldrá corriendo de ti

Como un arroyo de montaña que recorre su camino hacia abajo,

Adonde está destinado a llegar.

Y ella cubrirá tu desnudez,

Y te hará completo de nuevo.

Porque sus ropas son las ropas del espíritu,

Y el corazón anhela llevar esas vestimentas.

Y aquello de lo que antes no pudiste hablar,

Será sólo un recuerdo

En éste, tu viaje evolutivo.

Sentirás su poder y su fuerza,

Ya que nunca te ha dejado y es parte de ti.

Ella es como ese arroyo de montaña

Y tu amor volará con sus brisas.

 

Abrí mis ojos y supe que ese amor había vuelto.

2 Comments

  1. NURIA RUIZ

    Preciosa reflexión sobre la fuerza del amor y la esperanza de sentirse completos.

    Reply
    • Hargobind Singh

      Gracias Nuria!

      Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *