gtag('config', 'UA-79251866-2');
Zürich +41 78 810 27 09 / Geneva +41 78 876 77 01 imagine@imagineacademy.eu

Hay una razón por la que hemos empezado a practicar yoga – para poder ver las cosas de manera diferente. Si has crecido durante la Guerra Fría y la guerra de Vietnam, y luego experimentaste el movimiento de la juventud que fue revolucionario y cambió la forma en la que la sociedad pensaba sobre sí misma, entonces es posible que hayas encontrado tu camino hacia la práctica de yoga. Si no has conocido nada más que disturbios civiles o regímenes políticos que son totalitarios en esencia, entonces la práctica de yoga te hubiera ofrecido alternativas. Aún hoy en día, en medio de los eventos devastadores alrededor del mundo, resulta difícil mantener una mirada hacia la vida que sea positiva y esperanzadora. Nos preguntamos, “¿Existe otra forma de vivir?” Y la respuesta es ¡Sí! Sólo tienes que concentrarte en lo que alimenta tu corazón y tu ser interior, en lo que te hace realmente feliz. Tal vez, no vas a encontrar todo lo que estás buscando en tu práctica de yoga, pero vas a encontrar mucho.

Hablemos de yoga, hablemos de la vida. Seguramente cuando eras joven pensabas que todo iba a estar bien y que serías feliz. Definitivamente no pensábamos que crecer consistía en volverse infeliz. El problema es que en varios aspectos nuestra educación fue incompleta. Probablemente estudiamos para tener un buen trabajo, y muchos de nosotros ni siquiera nos preocupamos por eso. Tal vez hasta nos dijimos, “Lo que sea que venga, estará bien para mí”.

¿Dónde quedó incompleta nuestra educación, en qué dirección no estudiamos lo suficiente? Yo creo que quizás no hubo muchos cursos universitarios para aprender a escuchar realmente. O la idea de que no siempre tenemos que tener la razón. ¿Alguien nos dijo honesta y amablemente que mañana cambiaríamos, así como muchas de nuestras ideas sobre el mundo?

Nadie nos habló sobre Saucha – dieta – que cuidar nuestro cuerpo era importante. O que los hábitos “del momento” o que hacían parte de nuestra vida diaria acabarían definiéndonos. Recuerda las palabras de Rene Descartes, “Pienso luego existo”. Así que los pensamientos negativos sobre nosotros mismos, o las personas que nos rodean, o el mundo en general, acaban afectándonos. Qué pasa con la ira, los celos, la avaricia y toda una serie de fantasmas generadores de miedo que pueden y van a consumir todos tus momentos de vigilia. Y si a eso le sumas la necesidad de competir para salir adelante en la vida, entonces el panorama está casi completo. 

De modo que viviendo algunas relaciones de pareja fallidas, sintiéndonos traicionados por los amigos, colegas y familiares, descubriendo que no somos realmente felices en el puesto que hemos trabajado tan duro para conseguir, probablemente encontramos nuestro camino hacia el yoga como un medio para resolverlo todo. Yogi Bhajan dijo que dejar la familia e ir a un ashram a temprana edad para estudiar con un Guru, era una parte aceptada de la cultura de India. La mayor parte de mi generación esperó hasta estar en la universidad o había dejado la familia casi como adultos para explorar nuevas ideologías y en algunos casos, para encontrar un Gurú o maestro.

¿Cuál fue el mensaje? El mensaje era que había mucho más que aprender sobre la vida de lo que pensábamos. No se trataba de “encajar” sino de “encontrar”. Encontrar en esa voz interior el qué hacer y qué decir. Encontrar en el silencio que estás bien solo, tal y como eres. Se trata de encontrar cómo cuando cantas mantras todo cambia para ti. Te sientes diferente. Se trata de asuntos del corazón y dejar que el corazón dentro de ti se manifieste. Se trata de aprender a decir “Te amo” tanto como puedas y sintiéndolo de verdad, porque puede llegar un momento en que sientas que tenías que haberlo dicho más.

Somos pasajeros en este viaje cósmico, para aprender a amarnos los unos a los otros y a la creación, y para conocer los antiguos secretos de cómo vivir. Heráclito dijo, “Me busqué a mí mismo”. Vivió hace mucho tiempo, incluso antes que Sócrates. Él estaba hablando sobre encontrar aquellas verdades que reposan escondidas dentro de nosotros. Se tratan sin duda de ver y ser testigo de tu propio valor personal como individuo. Se trata de querer, más que cualquier otra cosa en el mundo, dar lo mejor de ti y tratar a los demás con amor y cariño. Y querer eso a cambio. Se trata de decidir lo que es importante en la vida y tener el coraje para perseguirlo. Por lo tanto, se trata de elegir un camino diferente si el que estabas siguiendo no te llevó a donde querías ir.

Yoga no es solamente algo que hacemos, sino también una idea. Es una idea enriquecedora porque habla de sacar lo mejor de cada uno. Eso es, en sí mismo, un secreto a ser aprendido. Es el potencial humano abrazando al potencial humano. Es una búsqueda de lo que es positivo y verdadero en la vida, y de aquello que nos permite tocar las nubes más altas. Se trata de superar los miedos – esos que nos alejan de la grandeza – y otras limitaciones autoimpuestas, para que podamos hacer nuestra parte y quizás marcar una diferencia en el mundo.

El Yoga consiste en encontrar la armonía, que es en gran parte el significado de unión. Porque en la armonía encuentras propósito, ser, unidad, belleza, amor verdadero y todo lo demás que parece tener sentido. La armonía es vibración y es un tipo de vibración que pone cada célula de tu cuerpo a bailar con alegría. Es una dadora de vida ya que todo en ti comienza a funcionar de la manera como tiene que ser.  Elimina la desarmonía de tu vida. Es completar el círculo y entender  la ley del karma, polaridad y atracción. Es ver su cara en todo lo que está frente a ti: el cielo, el pasto, los árboles, las flores y los pájaros cantando. Lo ves en los esfuerzos de alguien mientras intenta y a veces lucha para encontrar su propio sentido de asombro – de armonía. Donde hay armonía, el alma tiene su voz. Donde hay la armonía, el corazón puede ser libre. Se convierte en un corazón que da y por lo tanto es libre, pues la libertad consiste en dar.

Seguimos este camino Dhármico del yoga para transformarnos en individuos libres, esos que entienden el verdadero significado de libertad y la buscan en cada segundo del día. La idea de no estar acogido por ella o sentirte lejos de su hogar y consuelo, es simplemente demasiado para soportar. Cuando esa libertad se siente, aprendo a pensar, decidir y caminar adelante en mi vida. Esa libertad, ese tipo de libertad, brota del corazón y encuentro la fuente inagotable de amor que siempre estuve buscando.

1 Comment

  1. Mina

    I love it! 💓 Thanks Babaji for bringing into words what I feel! Thanks for reminding me about what is real.. over and over and again…
    Sat Nam!