Zürich +41 78 810 27 09 / Geneva +41 78 876 77 01 imagine@imagineacademy.eu

Jaya Jaya Shiva Shambho… je, es un buen mantra, suena bien. Échale un vistazo a la versión de Namaste en Spotify. No me gusta mucho la mitología, pero a veces es interesante analizarla. Los antiguos intentaban entender la vida y encontrar una salida a la cotidianeidad y crearon a este tipo, Shiva. Era poderoso, intocable en el sentido de que no podías hacer que se viera mal (puro de la manera más literal) y un campeón. Su tridente derrotó toda la energía negativa y representó aquello de lo que se trataba el yoga: dejar el pasado atrás. Se parecía al hippie original, y la mayoría de nosotros veníamos de eso cuando encontramos nuestro camino hacia el yoga. Así que nos llegó como anillo al dedo; ¡él fue para nosotros! Todo este trabajo interno consiste en soltar y darte la oportunidad de crecer en conciencia. La meditación se trata de evaluar lo viejo y ver lo nuevo, y Shiva está allí contigo, mirando por encima del hombro y señalando el camino a seguir.

Shiva el Dios – parte de una familia inextricablemente vinculada a Brahma, el Creador, y Vishnu, el Sustentador. ¿Son solo parte de la misma historia? Shiva, el Destructor de las “viejas maneras”, solo existe cuando hay que crear algo más, algo más que sostener. La gente te dirá que Shiva es Yoga, por lo que el Yoga debe ser la fuerza que destruye y, al mismo tiempo, la fuerza que transforma. Yoga solo tiene sentido en ese espectro más amplio de las cosas cuando te lleva a ese nuevo lugar para visitar: ¡el cambio!

Estaba recordando un momento muy importante de mi vida cuando más o menos decidí que no quería enseñar sobre lo que otros decían, sino más acerca de lo que yo estaba sintiendo o buscando dentro de mí. Digo “más o menos” porque no estoy seguro de que mis pensamientos sobre el tema estuviesen completamente definidos; es decir, yo sabía que no quería continuar simplemente repitiendo algo en lo que me estaba costando creer, pero, ¿sabía que deseaba compartir lo que estaba en lo profundo de mi ser? Supongo que aún no había desarrollado totalmente mis propias ideas acerca de lo que estaba sintiendo. ¿Pero no es ese el proceso de saltar al vacío y seguir tu corazón? Nunca tenemos todas las piezas juntas al principio, especialmente al principio de un gran cambio en tu vida. Gradualmente, todas las piezas del significado mayor van cayendo en su lugar y cobrando sentido.

El desarrollo humano sucede en muchos niveles; nos convertimos en quien se supone que debemos ser, y esto aumenta nuestra sensación de bienestar. Nos transformamos en un individuo pensante capaz de decidir por sí mismo y más comprometido que nunca. En ese proceso, el cambio se mira de esta manera, ¿estoy añadiendo algo nuevo a mi vida o estoy sustrayendo algo que decidí que me es ajeno ahora? Entonces, Shiva, que es el paradigma masculino del universo y representa la fuerza de convicción y la fuerza de acción, nos enseña a convertirnos en ese ser revolucionario que realmente genera cambio en la sociedad y hace del mundo un mejor lugar para vivir.

Shakti es el principio femenino en el yoga, la representación de la energía en su forma más pura. Energía que crea, energía que atraviesa los bloqueos y los destruye y energía que crea nuevos sentimientos. Es la vida dando vida. Es mujer, pero, ¿no es al mismo tiempo hombre?

En la mujer: es maternal y protectora, la dadora de vida tal como una madre da a luz a un hijo. En el hombre: es conquistadora, el poder de sobrepasar obstáculos, así como Hanuman en la mitología hindú es el Dios mono que encuentra un camino a través de todos los obstáculos. Hanuman y Shiva son lo mismo, parte de la misma encarnación.

Shakti y Shiva están casados, decidieron vivir juntos. Shiva complementa a Shakti y Shakti complementa a Shiva. Al igual que una pareja real, nos muestran lo que tú y yo podemos ser. Shakti abrirá tu corazón con su amor y creencia en la virtud de todas las cosas. Shiva es la visión que ve la necesidad de cambio en ti. Él no espera que tú decidas, sino que te lanza cosas, en esas situaciones increíbles e inconcebibles en las que te encuentras. Ahora tienes que encontrar una salida. El tema es que probablemente no tendría que hacerlo si hubieses tomado una postura más proactiva al observar tu vida. Es bien sabido que aprenderás de un maestro o definitivamente aprenderás con el “padre tiempo”. Tal vez sea el maestro dentro de ti, pero se trata de aprender las lecciones de tu vida conscientemente y con el deseo de hacer precisamente eso.

Una de las cosas en las que todos tenemos que trabajar es en superar esta idea de que lo hemos aprendido todo. Es de lo que habla Erich Fromm cuando dice que el resultado final de toda tu investigación sobre la personalidad, que es lo mismo que decir la práctica de la meditación, es liberarte de la codicia (corrupción) y el autoengaño. Es el aspecto del autoengaño el que es realmente problemático. Si mi ego, mi idea de mí mismo, está muy lleno de sí mismo, ¿cómo podré traer algo nuevo, por ejemplo, una nueva idea de quién soy? La antigua axioma es verdad: si quieres recibir algo nuevo debes dar algo a cambio. Shiva te pide que des tu ego a cambio de lo que él quiere darte.

Shiva te pide que vayas más allá de Maya y veas la sutileza de la vida. Siempre se trata de significados más profundos que yacen al principio de la creación. Por ejemplo, ¿por qué debemos cuidarnos unos a otros? ¿No puedes ver que tus acciones están afectando a alguien más? ¿Qué tal trabajar juntos en vez de hacerlo con propósitos cruzados? Cuando piensas al respecto, los pensamientos que tenemos, las palabras que escogemos para decir lo que queremos y el esfuerzo detrás de nuestras acciones diarias, nos definen y crean nuestra realidad. Eso está bien siempre y cuando estés satisfecho con el resultado. Shiva solamente entra en escena cuando decides que tal vez las cosas podrían mejorar.

Así que te encuentras yendo a una clase de yoga y luego Shiva empieza a poner tu vida de cabeza. Podrás observar todas las cosas que empezarás a ver sobre ti de manera inmediata o un tiempo después de comenzar tu práctica. Sin embargo, la verdad es que no son terribles las revelaciones sino totalmente lo contrario. Hay algo acerca de sentirte creciendo en consciencia y ser capaz de ver la vida diferente. Estos cambios son positivos y sin duda te sentirás mejor contigo mismo. De modo que, si Shiva es el destructor, entonces dale la bienvenida a tu vida, porque es tan solo el portador de buenas noticias.

No debes dejar que tu vida vaya por el camino ordinario; haz algo que nadie más haya hecho, algo que deslumbre al mundo. Demuestra que el principio creativo de Dios trabaja en ti.

Yogananda

Yoga es creatividad. Si quieres encontrar la fuente ilimitada de tu creatividad, practica yoga. Permite que Brahma, Vishnu y especialmente Shiva entren en tu vida. Ellos ya son parte de ti y están simplemente esperando que reconozcas lo que tienen para ofrecerte. Tu nueva perspectiva de vida te va a permitir ir mucho más allá de tus miedos y preocupaciones; pensarás diferente y todo en tu vida cambiará. El cambio será lo que sucede cuando te sumerjas en esta vasta piscina de energía creativa. Todas las células de tu cuerpo vibrarán en una frecuencia más alta: la música que saldrá te va a sorprender. La vida comienza a atraer situaciones que están mucho más en armonía con tu idea de cómo puede ser el mundo. Shiva es solo la fuerza, la “pièce de résistance” tal vez, pero es la fuerza más importante de tu crecimiento como ser humano.

 

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *